Nukegakeshite Moushiwakearimasen Capitulo 17 "Ando Mikoto 9"

Los sonidos obscenos hacen eco en la habitación.
Estaba agachado en el piso.
Mikoto enterró su cara en mi entrepierna lamiendo mi polla.
Mientras acaricia con su mano derecha lo mejor que puede, me lame la polla.
 
“Nn … Chupu, N”
 
Acaricié la cabeza de Mikoto por su ternura.
Mikoto solo se concentró en seguir lamiendo el polo gordo frente a ella.
 
“N, Chupu, Kuchu, Chupu, Nn … Hamu”
 
Ella sostuvo el glande en su boca.
Y luego ella aprieta su lengua contra eso.
El interior de mi cabeza se volvió descuidado.
Cuando trato de pensar en algo, esos pensamientos terminan siendo arrastrados por una ola blanca de placer.
 
“Mikoto … Mikoto …”
 
Antes de darme cuenta, inconscientemente murmuré el nombre de Mikoto.
De acuerdo con eso, los movimientos de Mikoto se hicieron más fuertes.
 
“N, Chupupu Kuchunn, Npah, N, Achuu”
 
Su mano que estaba acariciando se aceleró.
 
“Aaaa”
 
Mis caderas se sacudieron diciéndome que me vencería pronto.
 
“Mikoto! ¡Me voy a correr! “
 
Ligeramente empujé la cabeza de Mikoto.
Mikoto, que tenía el glande separado de su boca, me miró a los ojos.
Fue una mirada seria. Pero en algún lugar de esa mirada había una sombra de tristeza.
 
Mikoto no detuvo su mano acariciando.
Ella continuó acariciando mi pene mientras me miraba a los ojos.
Mordiéndose los labios húmedos, su mano se acelera como si estuviera buscando algo.
 
“Cuuming! Cuuming! “
 
Un trozo de placer que nunca antes había sentido viaja a través de mi delgado tubo.
Levantando mis caderas del suelo, mi erección se acercó a la cara de Mikoto.
Mikoto me miró. Vigoroso líquido nublado vuela en su cara.
El terrón de placer liberado vuela continuamente mientras me corro.
 
“Nnnn”
 
Mikoto recibió casi todo el semen en su pequeño rostro.
Pero ella no apartó sus ojos de mí.
 
“Hah … Hah … Hah …”
 
Con el placer restante y la sensación de liberación, perdí el aire en mis pulmones.
Mi latido del corazón extrañamente creciente reverberó a través de todo mi cuerpo.
Mi cuerpo ligeramente con espasmos otra vez.
 
“Mi-Mikoto …”
 
El semen pegajoso adherido a sus ojos, nariz e incluso su boca contamina su rostro sin perder la gravedad.
De repente, la boca de Mikoto se aflojó. Fue una sonrisa sorprendentemente pura.
 
“… Oye, ¿quieres hacerlo de nuevo?”
“Eh … Ah, sí”
 
Si puedo tener una sensación tan agradable, entonces podría terminar convirtiéndome en el esclavo de Mikoto.
 
“Entonces prométeme … no saldrás con nadie”
“¿Eh? Qu-qué quieres decir …? “
“Porque no saldré con nadie también …”
 
No podía estar seguro de qué intención tenía al decir tal cosa.
Cuando Mikoto se pone de pie, agarra un pañuelo y se limpia la cara.
Y luego, cuando arroja el pañuelo al cubo de la basura, cruza mi pequeña habitación.
Al llegar a la puerta, ella lo abrió. Ella giró el pomo de la puerta.
Volviéndose hacia mí, dijo ella.
 
“Es una promesa, ¿de acuerdo? …”
 
Mikoto salió de mi habitación como si estuviera huyendo.
Con los pasos viniendo del pasillo, el placer persistente no me abandonaría.
 
El día siguiente.
Vi a Mikoto por la mañana.
La Mikoto yendo a su escuela de Ojousama con su uniforme de gala gris y la Mikoto de jersey de ayer parecen una persona diferente.
 
«Mañana»(JP: Buenos días)
«Mañana»
 
Esas fueron las únicas palabras que intercambiamos mientras ambos íbamos a la estación en silencio.
Como viajamos en trenes opuestos, sabía que nos separaríamos en la puerta del boleto.
 
«Luego»
«Sí»
 
Era una mañana normal.
Hay momentos en que Mikoto y yo vamos juntos a la estación.
Si nos encontramos en el momento correcto, dejamos la estación juntos.
En esos momentos, no hay ningún intento de surgir con la conversación.
Ambos somos del tipo que son débiles en la mañana.
Tampoco hay necesidad de hablar expresamente ya que nos encontramos casi todos los días.
 
Ayer hicimos algo extraño.
Pero parece que nuestra vida cotidiana continuará.
 
En clase, nuevamente, mis ojos se encontraron con Kurusu muchas veces.
Cuando Kurusu estaba rodeada de todos los que conversaban con ella, cuando la llamaba la maestra, cuando todos saltaban de alegría cuando Kurusu recibía una buena recomendación de baloncesto durante la educación física, en cada momento nuestras miradas se cruzaban.
Después de la escuela, cuando regresaba del baño al salón de clases, pasé junto a Kurusu.
 
«Oye»
«¿N?»
 
Kurusu estaba sola.
Como era de esperar, cuando va al baño, deja atrás a las personas que la rodean.
Paré mis pies a una distancia fija de ella mientras murmuraba como si estuviera hablando sola.
 
“Me miras demasiado”
“¿Eh?”
“Quiero decir, durante la clase, e incluso durante PE …”(JP: Practicas escolares creo)
 
Ella señaló algo bastante embarazoso.
Sabía que mi cara se puso roja.
 
«Lo siento…»
“Pero no es como si lo odiara”
 
Kurusu desvió sus ojos.
 
“Pero es un poco problemático”
“Eso es correcto … Tendré cuidado”
“Sí … yo también es porque estaba prestando demasiada atención a cada vez que no me estabas mirando …”
 
La cara de Kurusu también se ruborizó como si estuviera avergonzada.
 
“Y, cuando no me estabas mirando, terminé decepcionada …”
“S-Si”
 
Entonces ese es el motivo?
Me ataca la excesiva ternura de Kurusu.
 
“Por eso, cuando nuestros ojos se encuentran …”
«¿Debería parar?»
 
Kurusu negó con la cabeza, mirándome.
 
“¡No te detengas! Pero, ¿puedes intentar hacerlo un poco menos? “
 
No parece que ella quiera que pare completamente.
Pero parece que, con esto, la frecuencia de nuestra reunión de miradas podría aumentar.

Leave a Reply