Welcome to the Monsters’ Guild Capitulo 8 "Dragon, el monstruo más fuerte"

El día comenzó temprano para Raiz, el gerente de la Monsters’ Delivery, y algunos de sus subordinados.
 
Algunos lucharon para obtener el privilegio de despertar a su amo, algunos no pudieron soportar el frío y esperaron hasta que su cuerpo estuviera lo suficientemente tibio, y algunos pusieron un huevo.
 
Entre esos monstruos, uno en particular estaba volando para conseguir su comida.
 
Una sombra proyectada desde arriba cubría las presas arrastrándose en el Bosque de Monstruos al este de Dekuch.
Sintiendo su llegada, todos se congelaron mientras miraban hacia el cielo que debería haber estado despejado y trataron de esconderse.
 
Era obvio que su intento de sobrevivir no tenía sentido.
 
Con ojos más agudos que un halcón, el monstruo volador los observó desde el cielo, pensando en cuál se habría convertido en su comida. Ver su acto fútil fue como ver ingredientes en un plato pidiendo que se festejen.
 
Decidió, y la enorme sombra se abalanzó sobre su próxima comida.
 
El elegido aún no era consciente de ser el objetivo hasta que el monstruo volador llenó su campo de visión.
 
Ya era demasiado tarde para correr.
Tal vez si escapara a toda velocidad, habría vivido unos segundos más.
Aun así, su destino ya estaba sellado en el momento en que el depredador puso sus ojos en él.
Porque tal es el destino de las presas de un dragón.
 
Después de que envolvió a la presa con sus colmillos, el dragón voló hacia atrás en el cielo, dejando atrás solo los restos de su comida.
 

 
«¡Buenos días ~!»
 
Una voz aguda de una chica hizo eco en la cabaña de Monsters ‘Delivery, que también servía como oficina y residencia de los miembros del gremio.
No, más que la voz de una niña, esa era la voz de una mujer hecha y derecha.
Su dueña parecía una niña con grandes alas que le reemplazaban los brazos, patas de águila de sus rodillas hacia abajo, y una cola con plumas que brotaba de la parte inferior de su espalda.
 
Ella era Harpy, un monstruo pájaro.
 
Las arpías pueden volar gracias a su cuerpo extremadamente ligero. Además, su forma pequeña y plana las hace aerodinámicas. Tanto su comportamiento como su voz eran en general infantiles, tal vez porque su cuerpo no desarrollado afectaba incluso a su mente.
 
«Hola buenos días.»
 
Al oírla desde cerca, Raiz se frotó los ojos somnolientos y se levantó lentamente.
Le zumbaban los oídos levemente, pero pensó que iba a cesar pronto.
 
«Yawn…» (JP: Bostezo)
 
Cuando dejó escapar un gran bostezo, se cambió de ropa.
 
Lamia la lavó el día anterior.
 
Kelpie, el caballo de agua, llenó la bañera de agua cristalina, y Lamia utilizó su cola como una tabla de lavar para limpiarlas.
Salamander luego usó las escamas de Dragon para planchar la ropa, y para no dañarlas, una de las hojas de Treant se colocó en las prendas.
Después de que toda la ropa se planchó, el olor de Treant, que se parecía al de sándalo, permaneció en ellas.
 
Por lo tanto, podemos afirmar que Raiz usó ropa tratada con herramientas de primera categoría.
 
Gracias a ese olor fragante, el riesgo de ser el objetivo de los monstruos que viven en los bosques disminuyó, y al mismo tiempo, los parásitos estaban más inclinados a ayudar a cualquiera que oliera a ellos.
 
«¿Le pediremos a Cockatrice por uno de sus huevos para el desayuno?»
 
Lamia, la ayudante de Raiz, lo ayudó con los quehaceres domésticos, pero como tenía rasgos de reptil, el frío matutino era su mayor debilidad.
Para preparar el desayuno, Dryad tomó su lugar y preparó una de las mejores y más saludables bebidas del mundo, extraída del rocío más puro de la mañana.
 
Cuando Raiz salió, el suelo tembló como un terremoto estaba poniendo a la tierra en movimiento.
Él permaneció tranquilo ya que estaba familiarizado con esa situación.
 
«He vuelto, Maestro».
 
Fue Dragon.
 
Cada mañana, voló al bosque cercano, y después de buscar su desayuno, se aseguró de regresar con un poco de carne para los otros monstruos.
Sus grandes esfuerzos jugaron un papel importante en la reposición de la reserva de alimentos del gremio, y las materias primas recolectadas por sus presas podrían venderse a los ciudadanos de Dekuch, demostrándoles que también estaban reduciendo la cantidad de monstruos en el bosque.
 
Esa fue la principal fuente de ingresos de Monsters ‘Delivery.
 
«Maestro, los monstruos se están levantando en el bosque. Creo que pronto podrían salir en busca de comida «.
 
Dragon tenía que reducir el número de monstruos, pero no haría algo tan inútil como cazar a los más jóvenes, simplemente porque era un gran dolor.
Los humanos no se molestarían en recoger todos y cada uno de los granos de arroz que cayeron al suelo, después de todo.
 
«Bueno. Lo reportaré al Maestro del Gremio».
 
«Mh»
 
Sin decir una palabra más, regresó a la colina cercana donde solía quedarse.
 
Los monstruos más jóvenes lo miraban con ojos brillantes.
Dragon era un héroe para ellos.
 

 
«Aaah …»
 
Pero ese héroe dejó escapar un suspiro mientras lucía una expresión melancólica.
 
«También quiero ayudar al gremio …»
 
Su angustia era tan grande como su fuerza y ​​tamaño.