The Power of Creation Capitulo 56 "Deberes de la mañana"

Te despiertas a otro grito. Revisando tu magia del tiempo, ves que se acerca el mediodía. Bueno, después de lo de anoche, no es que ninguna de las chicas durmiera. Jasmine irrumpió a las nueve de la mañana con una bandeja de desayuno. Logró encontrar un delantal y lo usó mientras se dirigía a tu habitación. Sin embargo, esa era la única prenda de vestir que llevaba.
 
«¿Le gustaría a mi salvador desayunar?», Preguntó antes de poner un dedo en su mejilla. «¿O preferiría tener … a mí?»
 
La echaste por la puerta, pero desafortunadamente te llenó la vista de su trasero desnudo meneando cuando salió. Cuando llegó a la puerta, ella miró hacia atrás y te guiñó un ojo y frunció los labios con un ‘chuu’. Le arrojaste una almohada y ella se volvió justo a tiempo para que fallara.
 
«Qué molesto …» te lamentas por lo horrible del jailbait*. (JP: Busquen en gugul)
 
Afortunadamente, Mérida estaba allí para recibir todas tus frustraciones. Ella recibió rápidamente las nueve pulgadas de alivio del estrés abierta y honestamente, e incluso te abrazó después. Bueno, abrazo no es la palabra correcta. Volviste a dormir usando sus melones gigantes como almohada. Eran muy cálidos y cómodos, y jurarías que habían aumentado de tamaño desde la noche anterior.
 
Estabas soñando con un néctar blanco y dulce cuando un grito te despertó una vez más. En ese momento, te das cuenta de un par de cosas. Primero, puedes escuchar ruidos ligeros de gemidos provenientes de Mérida. Segundo, tenías uno de sus pezones en tu boca. Tercero, había algo dulce en tu aliento. Curiosamente, chupaste de nuevo y un par de gotitas de sabor dulce golpean tu lengua.
 
«Ah, ten cuidado papi, eso es para nuestro bebé».
 
Sacas tus labios del pezón y le sonríes. «Sí, pero ella todavía no ha nacido».
 
Mérida pensó cuidadosamente antes de asentir con una sonrisa. «Por supuesto, lo siento, papi. Si es papi, puedo compartir tanta leche como quiera «.
 
Vas a tomar otro sorbo, solo porque, cuando oyes otro chillido y das un suspiro. «Esto se está poniendo ridículo. Definitivamente pondré barreras de sonido al lado”
 
Este particular grito no parecía venir de la habitación de nadie. También sabías que no era de Belle. Ella se fue a dormir anoche con tu vibrador en el culo. Todavía estaba allí en ese momento, solo puesto allí. Belle era realmente una pervertida sin esperanza de salvación.
 
Te alejas de las divertidas bolsas de Merida y saltas de la cama. Mueves tu mano e instantáneamente te ves vestido. No has tenido ganas de tomar tu tiempo esta mañana. ¿Quién hubiera pensado que vivir con 12 mujeres sería tan agotador? Mérida mira con curiosidad, pero parece indiferente. Vamos, Mérida, ¿no eres la guardaespaldas de la Reina? Si alguien estuviera gritando, ¿no querrías investigar? Bueno, ahora ella es promovida a la lechera. Te lames los labios para acentuar ese hecho. Mérida también está trabajando duro, a su manera.
 
Sales por la puerta y te diriges hacia la fuente del grito. «¿Qué pasa con todo el ruido tan temprano en la mañana?»
 
«Pero jefe … es casi mediodía», dice la criada baka de pelo azul mientras se gira incómoda. (JP: Dejare así, ya que antes yo colocaba criada idiota)
 
Olvidas el nombre de la criada y te das cuenta de que probablemente también deberías poner etiquetas de identificación en ellas. Tiene bolsas debajo de sus ojos que la obligan a limpiar toda la noche. Ella también tiene los labios separados y parece estar respirando irregularmente.
 
«Oh, hola, um … Pu … puede …»
 
«¡Sylvia!», Parecía que la criada llamada Sylvia estaba a punto de llorar, con el rostro ruborizado y rojo.
 
«Ah, eso es correcto. Bueno, ¿qué está pasando aquí?”
 
Sylvia hace una mueca y mira con cautela una puerta cercana. «No estoy segura. Todas trabajamos toda la noche para el jefe le guste que dijimos que haríamos. Escuchamos muchos gemidos extraños y auras incómodas toda la noche «.
 
«Eso fue …” Cierras la boca antes de admitir que has salido de la casa animada toda la noche. «nada…»
 
Sylvia suspira. «Mire, jefe, vimos a un fa… fantasma anoche. ¿Seguro que lo tienes? Mi hermana se quejaba de un punto frío, por lo que fue a encender un fuego. Ella gritó, por lo que Daisy fue a ver quién era. Después ella gritó tambien. Tengo demasiado miedo de controlarme y … y … de mis hermanas, me siento … »
 
«¿Hmm?» Le das vueltas a su cara enrojecida y su respiración dificultosa.
 
Ella todavía está vinculada a sus hermanas, por lo que es probable que su propia condición esté siendo influenciada por algo que están haciendo. Supongo que tiene que llegar al fondo de esto.
 
Escuchas en la puerta y escuchas algunos sonidos apagados antes de mirar a Sylvia con ironía. Luego empujas la puerta abierta sin reserva. En el medio del piso están Daisy y la chica de cabello violeta, ¿era Dino? Lo que sea. Sin embargo, las dos chicas apenas estaban angustiadas. Todo lo contrario, ambas chicas tenían las faldas de sus trajes de mucama levantadas, su ropa interior tirada hacia un lado, y se estaban masturbando fervientemente mientras emitían suaves gemidos. Sus ojos contenían pura lujuria. ¿Su magia anoche se dirigió a algunas audiencias involuntarias?
 
No, eso tampoco estaba bien, junto al charco debajo de la chica de cabello violeta ella ya se había corrido unas cuantas veces de forma espectacular, sin embargo, ella todavía se estaba frotando como si dependiera de su vida. Su coño estaba rojo e hinchado como si lo hubieras estado abusando todo el día. Tú y Sylvia dan un paso hacia adelante, y al instante tu pene se pone duro como una roca. Algo … no era … correcto …
 
Te diriges a Sylvia, y ella se sacó una pechera de la parte superior de su vestido y estaba jugando con un pezón mientras te miraba con desesperación. Cualquier pensamiento se te cae de la cabeza cuando empujas a Sylvia al suelo, sacas tu polla y la deslizas hacia adentro. En lugar de temer, Sylvia es igual de rápida para tirar de su ropa interior a un lado y extender sus mejillas mientras pide tu polla.
 
Estaría bien solo divertirse un poco, ¿verdad? ¿Verdad?