Another Novel R-18 Capitulo 3 "Situaciones incómodas"

—…
 
—…
 
Al final, terminé invitando a esta chica a mi casa.
 
En estos momentos estamos sentados uno al lado de otro en el auto manejado por un sirviente de mi casa. Obviamente estamos en silencio.
 
Que incómodo.
 
La chica de sus continuos y entrecortados murmullos parece que su nombre es Lesly. Incluso su nombre hace que mis adentros tiemblen.
Repito, si hubiera usado lentes sin duda estaría besando sus pies.
 
Ha estado nerviosa y con la cara roja desde que nos vinieron a recoger. Y dudaba en entrar al auto. Le dije que no hay porque estar nerviosa así que se calmó por un tiempo.
 
Cabe recalcar que Edwin, mi chofer, estaba atónito cuando me vio al lado de una chica y pude notar como se tambaleó cuando se enteró que la estaba invitando a mi casa.
 
Maldito Edwin, apaga la música romántica que tienes puesta.
 
Mira, Lesly a mi lado está temblando con lágrimas en los ojos, y parece que en cualquier momento podría gritar. Tal vez su nerviosismo es contagiable porque me estoy sintiendo algo incómodo.
 
De lo que pude recolectar en el camino, parece Lesly ha leído la mayoría de mis novelas y se considera una de mis primeros lectores cuando comencé a escribir. Aunque con la cara sonrojada seguía contándome sus buenas impresiones de mis textos, así como sus partes favoritas.
 
No pensé que esta chica con una atmosfera tímida y reservada pudiera hablar tan abiertamente los contenidos de mis textos.
 
Sinceramente me estaba avergonzando cada vez más porque las novelas que escribo son mayormente eróticas y ese no es un tema del que cualquier persona pueda hablar a menos de que tengas el mismo nivel de perversión que la otra parte.
 
Después de hablar por un rato, había llegado el Edwin a recogernos y así terminamos esa situación incómoda.
 
—Ah llegamos
 
—U-Un
 
Cuando llegamos a mi casa, Edwin se bajó del auto y se acercó a abrir la puerta donde se colocaba Lesly.
 
¿Ah?
 
¿Por qué Lesly?
 
¿Por qué inclinas la cabeza hacia ella?
 
¿No ves que está temblando del nerviosismo al tratarla así?
 
Mientras me preguntaba en mi mente las raras acciones de Edwin, Lesly bajó del auto lentamente y con nerviosismo. Se siente como un pequeño animal asustado.
Lo siento, más tarde castigaré a este tipo.
 
Cuando bajé del auto, por alguna razón Edwin salió corriendo con prisa a mi casa.
 
¿Qué tienes en tu cabeza?
 
—A-Ah, sabía que la casa de Neilans era grande, pero esto
—¿Eh? Ah, la casa, ¿es rara?
—¡N-No! Es muy hermosa, s-solo que estar aquí es como un sueño.
—¿Es así?, no creo que sea mucho. Por cierto, puedes solo llamarme Nei.
 
¿En serio es para tanto? Bueno, si la comparamos con otras casas pues cualquiera diría que es más grande que lo normal.
 
Desde hace un tiempo he vivido en esta casa así que estoy acostumbrado a verla. Aunque creo que esta en el rango de llamarse una mansión.
 
De todas formas, no me interesan esos pequeños detalles.
 
—Así que, acompáñame. Creo que ya deben haber preparado la cena
 
—Ah, sí. Disculpa las molestias
 
Todavía con nerviosismo, Lesly me siguió hacia la entrada de la mansión.
 
*
 
Cuando entramos vi un espectáculo que no había imaginado.
 
Sirvientas alineadas en cada lado mientras mantenían sus posturas firmes dando la bienvenida.
 
En el fondo puedo ver a Edwin mandándome una sonrisa con el pulpar arriba.
 
¿Qué demonios hiciste?
 
Tu sueldo está en peligro, ¿sabes?
 
—¿Q-Que es esto?
 
Aunque sabía que esta mansión tiene más de 50 sirvientas empleadas, esta es la primera vez que veo ese espectáculo que solo se ve en las películas.
 
Siempre que llegaba del instituto solo me saludaban algunas sirvientas habituales y después me enviaban a mi habitación mientras se concentraban en los quehaceres del hogar. Por último, me llamaban a la cena o me traían bocadillos mientras hacía tareas.
 
Pero, ¿porque esto?
 
De repente una sirvienta entre las que estaban alineadas camina hacia nosotros mientras se inclina.
 
Esta mujer es la jefa del servicio de sirvientas, Elena.
 
Es una total belleza desde mi punto de vista. Su cabello rubio la podría categorizar como una belleza de grado imperial. Su línea de cuerpo es demasiado sexy incluso para mis ojos que están acostumbrados al erotismo.
Incluso he llegado al punto de enviar miradas de vez en cuando a sus pechos regordetes casi del tamaño de un melón.
 
¡Dios! En serio son enormes.
 
Dejé de hacerlo cuando un día se dio cuenta de mi mirada y estaba “Fufufu” enviándome una mirada seductora.
 
Mi virginidad casi le fue regalada por mis propias manos. Tengo que tener cuidado.
 
¡No caeré en tus engaños de súcubo! ¡Prefiero el amor puro y sincero!
 
¡Por el momento déjame solo espiarte mientras te cambias!
 
Dejando esas partes a un lado. Desde que tengo memoria ella ha estado trabajando en la mansión.
 
Una vez le pregunté sobre su edad y sentí como mis arterias quedaban congeladas debido a la presión que emanó, literalmente.
 
Aunque su personalidad es calmada y calculadora, en estos momentos está actuando muy extraña.
 
 
—J-Joven maestro, bienvenido. Y también a la señorita, espero que haya sido de su agrado nuestro recibimiento
 
¿Are?
La jefa del servicio de sirvientas, Elena, dijo algo extraño.
 
—Lo siento, joven maestro, queríamos hacer un recibimiento mucho más formal desde que es la primera vez que usted trae a una chica a la casa, pero el tiempo no estaba a nuestro favor.
 
Elena se inclina cortésmente mientras sudor frio cae de su frente. Las demás sirvientas siguen su ejemplo de manera sublime.
 
Lesly…
 
“A-ah…a…a…ah”
 
Es inútil… ella ya está rota. Sus ojos han perdido su enfoque y tiembla como gelatina.
Quiero aprovechar esta situación para quitarle la cámara, pero en esta situación no creo que sea bueno.
 
Antes que nada, soy un hombre decente.
 
 
*
 
 
Después de hacer reaccionar a Lesly de su estado anormal. Las sirvientas nos guiaron espléndidamente al comedor.
 
Por alguna razón desconocida y poco confiable, la mesa a la que nos guiaron no era la que yo estaba acostumbrado a usar. Era una mesa pequeña, con adornos dorados y muy bien ordenada. Incluso hay velas con incienso algo extraño.
 
Lo mires como lo mires esta es una mesa adornada especialmente para una cena romántica.
 
¿Esto lo hicieron en 3 minutos desde que llegué del instituto? Déjenme decirles que su trabajo como sirvientas está en un nivel peligroso.
 
—E-Eh, Lesly, lo siento si te incomoda, si deseas podemos ir a otro lugar
 
—¡A-Ah! N-No te preocupes, a-aunque no estaba preparada para esto, ¡hare mi mejor esfuerzo!
 
No, Lesly, esta situación es demasiado para ti. Puedo ver cómo te tiemblan las piernas.
 
Viendo que Lesly no tenía problema(creo) hacia el extraño evento, comimos a gusto la cena.
 
En un momento casi escupo mi bebida cuando de repente salió un violinista a tocar frente a nosotros. Mientras que el rostro de Lesly se tornó rojo de nuevo.
 
¿Acaso te afecta tanto esto?
 
La atmosfera se volvió más pesada.
 
*
 
En mitad de la cena apareció Elena con su elegante vestido de sirvienta.
 
—Joven maestro, ya tenemos su habitación lista
 
—¿Eh? ¿Habitación? ¿Para qué?
 
—Bueno, usted ya sabe, joven maestro— Elena dijo enviando una mirada de cariño hacia Lesly que estaba nerviosamente escuchando nuestra conversación.
 
Después se acercó a Lesly con una sonrisa…
 
—Usted señorita es muy hermosa. Espero que pueda satisfacer a nuestro joven maestro, si necesita alguna ayuda no dude en llamarme Fufufu— dijo Elena colocando su mano en su mejilla elegantemente y mostrando esta aterradora sonrisa.
 
No, Elena, estas malentendiendo algo. Vas a asustar a Lesly si directamente le dices eso.
 
¿Y qué paso con ese “Fufufu”? ¿acaso sabes mis fetiches?
 
¡¿No me digas que descubriste mi colección celestial?!
 
—¡S-Si! ¡Estoy a su cuidado! — grita Lesly hacia Elena con una mirada de determinación en su rostro.
 
H-Hey, no es necesario que te inclines.
 
¡Puedo ver algo de sangre en tu nariz!
 
¡¿Es esta la llamada hemorragia nasal por excitación?!
 
¡Increíble!
 
Esta noche tal vez no termine.