Another Novel R-18 Capitulo 8 "Al despertar"

*Toc *Toc
 
—… Joven maestro
 
¿Mmh?
 
Mientras estaba absorto en el mundo de mis sueños, se escuchó el sonido de alguien tocando la puerta de mi habitación.
 
Todos los días alguna de las sirvientas de la mansión se encarga de despertarme apropiadamente, claro que solo tocando la puerta sin entrar en la habitación.
Antes lo harían despertándome personalmente y trayéndome el desayuno a la cama, pero un día ocurrió un incidente donde una sirvienta abrió la puerta en el momento en que yo me estaba cambiando de ropa y me vio desnudo.
 
No hace falta decir que ella se arrodilló de inmediato en el acto suplicando piedad, aunque personalmente no me importaba.
Aunque me dio un poco de vergüenza no soy de los tipos princesos que caerían en pánico. Vivo como me plazca.
 
Todavía recuerdo que en esos días cuando pasaba por alguna sirvienta, esta se sonrojaba hasta sus orejas y apartaba su mirada.
Después me enteré por Elena que aquella sirvienta que me había visto comenzó a conversar con sus amigas algunas cosas extrañas que prefiero no mencionar.
 
“Sabía que el joven maestro había crecido, pero quien diría Fufufu~” dijo Elena mirándome coquetamente mientras se lamía los labios.
 
¡T-Tu súcubo!
 
Recuerdo que estaba tan excitado que para quitarme esa lujuria tuve que encerrarme en mi cuarto a escribir para olvidarme de esa imagen erótica.
 
Bueno, debido a ese incidente, las sirvientas solo tocaban la puerta sin atreverse a entrar en la habitación. Diría que es una regla que tienen entre ellas. Algo así como una regla de su doctrina, o eso es lo que escuché.
 
Después de despertarme correctamente, traté de levantarme, pero había algo que me lo impedía.
 
Una chica estaba a mi lado durmiendo, con su cabeza en mi hombro y abrazando fuertemente mi brazo. Su respiración era calmada y había cabello que cubría una parte de su rostro.
 
Cuando traté de apartar esos cabellos, ella se movió de repente dejando salir un gemido dulce a lo que poco a poco comenzó a abrir los ojos.
 
Por un momento, Lesly se me quedó mirando fijamente para después abrir ampliamente los ojos de sorpresa y acto seguido su cara se volvió roja.
 
—Buenos días
 
—B-Buenos… días— dijo con una voz baja casi inaudible.
 
Apartando su mirada de mí, ella comenzó a revisar su entorno y se dio cuenta de que estaba vestida con su uniforme.
 
—Ah, lo siento, después de lo que pasó te desmayaste y pues
 
Parece que recordó lo que pasó la noche anterior ya que entró en pánico ocultando su rostro.
 
—L-Lo siento, mostrándote algo tan antiestético…
 
—No te preocupes, tengo la culpa por no saber contenerme
 
—¡Eso no es cierto! Nei fue tan gentil y m-me sentí bien…— Negó con la cabeza y poco a poco su voz se hacía más apagada.
 
Como me pareció tan linda acerqué mi cara hasta que pude robarle un beso en los labios.
 
—Nn~ ♡*Chuu
 
Al principio lo tomo con sorpresa, pero después comenzó a igualar el ritmo del beso hasta poder entrelazar nuestras lenguas, disfrutando el sabor de la saliva del otro.
 
—Ya tenemos que salir, parece que ya está el desayuno— terminando el beso, aunque renuente, Lesly aceptó lo que le dije y se preparó para levantarse.
 
—¡Ah! — Cuando estaba a punto de levantarse, Lesly dio un ligero grito mientras caía otra vez en la cama. Rápidamente la apoyé con el brazo para evitar que se hiciera daño.
 
¿Hacerse daño cayendo en la cama?
 
¡Por supuesto que no!
 
¡Quería lucir genial!
 
¡Tenía que demostrar mi hombría!
 
¡HAHAHAHAHAHAH!
 
—¿Estas bien?
 
—S-Solo me duele un poco— cuando le pregunté sobre que andaba mal, ella me respondió tímidamente mientras se tocaba la parte inferior del abdomen.
 
Me dio un poco de remordimiento, pero le ayudé a acomodarse en la cama para que descansara.
 
—Llamaré a Elena, tal vez pueda hacer algo
 
—Gracias
 
Con eso, me acerqué a salir de la habitación y al abrir la puerta…
 
—¡Kyaa!
 
—¡Ah!
 
—¡O-Ouch!
 
—¡¿Fu?!
 
—Whoops
 
—…
 
Había cinco sirvientas que cayeron al momento de abrir la puerta. Cada una tenía la cara sonrojaba mientras estaban una encima de la otra en el suelo. No, no cayeron las cinco, solo cuatro cayeron. La última era Elena que se quedó parada en su posición enviándome su habitual sonrisa.
 
Detrás Lesly también se sorprendió de tal espectáculo cómico.
 
—¿Ara? Pero si no es el joven maestro, estábamos limpiando la mansión y de casualidad pasamos por sus aposentos, ¿hay algo que necesita?
 
““““S-Si! Joven maestro. ¡Estamos para servirle!””””
 
Dijo Elena con tranquilidad a lo que las sirvientas rápidamente se pararon y gritaron al unisonó.
 
¿Cuán descarada puedes ser? Se supone que debes ser la más seria aquí, Elena. Además, esa excusa me irrita un poco sabes.
 
Y ustedes chicas, ella es su jefa. ¿Porque le siguen el juego y hacen lo que quieren?
 
Ignoraré también a esa sirvienta que por alguna razón tiene la mano en su entrepierna haciendo no sé qué.
 
—Olvidaré lo que acaba de pasar así que ayúdame en algo
 
—Lo que usted diga joven maestro, chicas, retírense por el momento. En breve recibirán su castigo por molestar al joven maestro
 
—¡Hee! Pero, si Jefa fue la primmmmm!!
 
No, Elena, deja de pisarle el pie a esa pobre chica.
 
Después de que las demás sirvientas se fueran invité a Elena a entrar en la habitación donde estaba Lesly para que la revise.
Yo también quería salir de la habitación por darle privacidad a Lesly, pero Elena me detuvo.
 
—¿Ara? ¿El culpable no se hará responsable?
 
Y así me quedé viendo como Elena revisaba que no haya algo mal en Lesly.
 
Aunque estaba un poco nerviosa, Lesly se dejó revisar con timidez, aunque parece que confía en Elena. ¿Se hicieron amigas o algo? Veo como ella le dice algo al oído a Lesly sin que yo pudiera escuchar.
 
¿Huh? El ambiente en Lesly cambió. Está mirando a Elena con grandes estrellas en los ojos. Parece como si reverenciaba a un Dios.
 
Sospechoso…
 
Prefiero no involucrarme mucho. En fin, la revisión fue sin problemas, aunque quería salir rápidamente de la habitación, porque
 
Elena…
 
Fufufu, el joven maestro no tiene piedad huh
 
A cada rato lanzaba frases irritantes.
 
Era mi primera vez sniff no es mi culpa, yo solo usaba las enseñanzas de Xvideos-sama.
 
No olvides que también eres la causante de esto sabes.
 
¿Mmh? Ahora que lo pienso, ¿porque todos y cada uno de los que viven en esta mansión fue amigable hacia Lesly quien es alguien que apenas conocen?
Además, no me preguntaron sobre ella y fueron hospitalarios.
 
Después se los preguntaré.
 
—Eso es todo señorita, cualquier cosa que necesite puede pedírmela con confianza
 
—¡Muchas gracias Señora Elena!
 
—Ara, sin formalidades, Elena bastará. Además, yo debería agradecerle a usted por estar junto a nuestro joven maestro
 
—N-No hay tal cosa, fue gracias a su guía
 
—Me sorprendió que el joven maestro haya traído una chica a la mansión, pero conociéndola a usted mejor creo que él tiene un buen ojo Fufufufu
 
—También Maestra Elena es muy amable
 
—Le daré más consejos cuando regrese otro día así que espero que nos llevemos bien en el futuro
 
—¡Estoy a su cuidado Maestra!
 
¿Huh? ¿Desde cuando salió esta relación maestra-discípula?
 
Lesly le toma las manos a Elena mientras se inclina.
Su timidez de antes ha disminuido y ahora tiene una mirada decidida.
 
Nah, dejémosla así. Aunque es un poco rara su relación me agrada que se lleven bien.
Elena es como una madre para mí, por eso la respeto en cierto modo, y que reciba a Lesly de buena manera me hace feliz.
 
Ahora que lo recuerdo.
 
—Huh, Lesly, ¿qué hay de tus padres? ¿Saben dónde te encuentras?
 
Cuando lo pregunté, la persona en cuestión se puso rígida.
—Yo Mhm mi mente solo tenía a Nei en ese momento así que me olvidé de decirles— se rostro se tornó rojo de vergüenza mientras jugaba con sus dedos y quedó en silencio.
 
H-Hey, eso es malo sabes.
 
Por otro lado…
 
—¿Eso, joven maestro? No se preocupe, ya contacté a los padres de la señorita Fufufu
 
Mierda…

Leave a Reply