Another Novel R-18 Capitulo 13 "Arreglando malentendidos"

PropellerAds

¡BUAHAHAHAHAHAH!
 
¡El poder es mío! ¡Todo mío!
 
¡Te haré caer en las profundidades de la desesperación! ¡Haré que te arrepientas por lo que me has hecho!
 
¡¿Es esto acaso el poder ilimitado?!
 
¡SUBARASHII!
 
Bueno, no es como si en serio haría tal cosa. Solo estoy dejando escapar un poco la presión que antes sentía.
 
Ahora mismo me encuentro jugando un juego de mesa con Robert; mas precisamente jugando ajedrez.
 
¿Se preguntan por qué?
 
Pues la razón es simplemente porque después de que llegamos a algo parecido a un acuerdo, yo audazmente lo llamé suegro en frente de todos.
 
¿Por qué lo hice?
 
¡Porque quise! ¡HAHAHAHAHA! Tengo que desde el comienzo marcar mi territorio como miembro de esta familia así que se lo hice saber a Robert, el cual todavía desconfía de mí.
 
No hace falta decir que Robert tomo mi llamada con una cara desagradable como si fuera un Yakuza.
 
¿En serio? ¿Estamos en Japón? No, solo es culpa de mis delirios.
 
Tururututuru~~
 
Y por eso, él me retó a un juego de ajedrez por alguna razón. Tal vez seria porque quiere ridiculizarme enfrente de Lesly. Me di cuenta que en su sala de estar tiene algunos trofeos de diversos juegos de mesa, pero está cometiendo un grave error.
 
¡No me subestimes! ¡Yo también soy un profesional en lo que se refiere a juegos de mesa!
 
Por otro lado, Lucía estaba conversando con Lesly mientras tomaban té calmadamente.
El dúo madre e hija despierta un poco mis fantasías sexuales. ¡AH! ¡¿En qué estás pensando?! ¡Ella es tu suegra!
 
Además, tienes a su esposo frente a ti mirándote como si fueras el asesino de sus padres.
 
—Así que… de la Casa Ribers, huh—. Dijo Robert mientras movía una pieza en el tablero de ajedrez.
 
Desde hace un tiempo ha estado mencionado frases como si quisiera buscar una brecha en mi comportamiento. Por eso no tengo que bajar la guardia. Tengo que ser un yerno ejemplar. Tengo que mantener ocultas mis fantasías oscuras para que no salgan a la luz o sin duda me matará.
 
—No tiene nada que ver mi familia, yo amo a Lesly sobre todas las cosas.
 
—Uhg, eso lo veremos.
 
Hablábamos cada que movíamos una pieza en el tablero. Por cierto, Robert estaba perdiendo.
 
—Se nota que usted la quiere mucho.
 
—Eso es obvio. Es mi pequeño ángel después de todo.
 
No enviamos miradas al otro, solo decíamos lo que pensábamos. Por momentos se convertida en un espacio solo para nosotros donde el sonido de las piezas siendo movidas en el tablero era como una sinfonía.
 
—¿Están en la misma clase?
 
­ ­—No, solo en el mismo club
 
—Ya veo
 
Y mueve otra pieza. Las mujeres tomando té están tensas mientras nos envían miradas de vez en cuando. Bueno, yo también estoy tenso, no puedo negarlo, pero ahora mismo tengo que ser valiente. Tururutu~
 
—¿Hace cuando que se conocen?
 
—Ayer
 
—¿Ha?
 
—La conocí ayer
 
—Tú—. Me miró directamente entrecerrando los ojos detrás de los lentes de empresario que llevaba puestos ignorando el hecho de que ya le había hecho jaque mate. Yo también lo miré fijamente sin tratar de esconder nada. No podía mentir, sería un cobarde.
 
Espera, ¿de dónde sacaste esos lentes?
 
Lesly y Lucía parecieron haber oído nuestra conversación. Lesly esta preocupada mirándome mientras de Lucía mantiene su cálida sonrisa mientras murmura “Mi mi, hace mucho que no lo veo así de intenso” enviándole miradas extasiadas a Robert.
 
¡No te preocupes mi amor! ¡Déjamelo a mí! ¡Saldré con vida de esto!
Creo.
 
Por otro lado, Robert que también oyó el extraño comentario de su esposa—
 
—I-Ignoremos eso.
 
—N-No se preocupe, estoy acostumbrado.
 
—¿Acostumbrado? ¿Qué quieres decir con eso?
 
—Las personas que trabajan en mi casa son un poco… extrañas.
 
—Con eso dicho, mi desconfianza aumenta sabes.
 
—¿Haré que disminuya?
 
—Hee, eres gracioso.
 
—Me halaga.
 
Ambos sonreímos al mismo tiempo.
 
¿Porque lo hacemos?
No tengo idea.
 
A partir de ese punto, parece que llegamos a un mutuo acuerdo de paz y hablamos más abiertamente. Es un buen tipo, además, parece que tenemos algunas cosas en común como música favorita o algunos juegos. Podríamos llegar a ser mejores amigos.
 
¿Después fue una charla en familia? Las dos mujeres se nos unieron y disfrutamos en momento.
 
Parece que Robert tenía la sospecha de que yo estaba amenazando a su hija aprovechando mis antecedentes familiares, pero viendo que ella estaba en realidad enamorada de mí, así como a mí también me gustaba, decidió aceptar nuestra relación.
 
—Querido, no te olvides que tú también te confesaste cuando recién acabábamos de conocernos e incluso al otro día me propusiste matrimonio.
 
¡¿Pero qué?! ¡Eres rápido Robert! ¡Eres el menos indicado a criticarme!
 
Así que por eso es que Lucía luce tan joven.
Que bien come el suegro.
 
—Se veía tan valiente incluso cuando estaba temblando cuando se enteró que mi padre era comandante del ejército Fufufu.
 
Interesante, ¿quiere decir que te desquitaste conmigo indiscriminadamente?
 
—F-Fue amor a primera vista, ya sabes. — dijo Robert mientras se arreglaba los lentes con un poco de sudor cayendo de su frente.
 
Volveré a preguntar, de donde los sacaste.
 
—Ara ara ¿Entonces tu hija no puede hacer lo mismo?
 
A-Aterrador, ella muestra una sonrisa, pero sus ojos no sonríen.
 
¡Destruido en segundos!
 
¡Tú puedes suegro!
 
Me pregunto si algún día Lesly será como su madre. En apariencia se parecen mucho por lo que es muy probable así que tengo un poco de miedo de lo que me pueda pasar.
 
—¿Nei?
 
—¡¿S-Sí?!
 
I-Imposible, la presión es del doble que la de la madre.
¡Robert no te rías! ¡Estamos en el mismo barco!
 
—¿En qué estás pensando?
 
—Que eres muy hermosa.
 
Parece que la respuesta dio en el blanco ya que se rubricó y como estábamos sentados juntos se apoyó más a mi brazo. Que linda, tengo ganas de abrazarla.
 
Después de un tiempo Lucía dijo que tenía que hacer el almuerzo y me invitó cortésmente así que no pude negarme.
 
—Lesly, ¿porque no lo invitas a tu habitación mientras hago la comida? — dijo Lucía con un claro doble sentido en su voz mientras llevaba de la mano a un Robert confundido por el cambio en la situación.
 
¿Acaso no es eso una bandera?
 
—¿Mamá?
 
—Yo cuidare de tu padre así que no te preocupes y haz que tu “novio” se sienta en casa—. Dijo y después le susurró algo en el oído sin que los dos hombres desamparados escucháramos.
 
Hemos caído tan bajo.
 
—Bueno, eso es todo. Buena suerte Fufufu.
 
—¡G-Gracias!
 
No sé qué le habrá dicho, pero ella se ve feliz.
 
—Te la confío, pero si le haces algo malo a mi hija ya sabes lo que pasará.
 
Por otro lado, Robert sigue siendo estricto conmigo. Qué triste.
 
Y así Lesly con una mirada emocionada me llevó a su habitación.
Algo me dice que esto se pondrá rico.

Leave a Reply