Another Novel R-18 Capitulo 17 "Dama"

—Eres demasiado ingenuo Neilans, no pensé que fueras así.
 
Ella continúa riéndose con esos ojos que exudan desprecio hacia mí. Su cara que podría ser vista como hermosa para otras personas, para mí era diferente.
 
Siempre así de arrogante conmigo; mirando a los demás desde arriba. Incluso esta pantalla, no fue por otra cosa mas que aumentar su sentimiento de superioridad.
 
Viéndola actuar de esa manera no podía evitar calmarme.
 
—¡A que te refieres con eso madre! ¡No bromees conmigo! —No pudiendo soportar la forma en que se burlaba de mí, grité mientras trataba de ser lo más integro posible.
 
—Ara, pero si no estoy bromeando.
 
Ella ríe mientras posa una mano en su mejilla.
 
—¿Qué quieres decir con que no puedes aceptar una relación formal entre ella y yo? ¿Acaso hay algún problema?
 
—Si es eso, entonces es obvio que está fuera de discusión, sabes. Pero lo de usarla a tu conveniencia es aceptable así que no es necesario que te quejes.
 
—¿Usarla?
 
—Por supuesto, después de todo, eres el heredero de la Casa Ribers. Tener uno o dos juguetes para que te entretengas no es nada malo. De hecho, contraté sirvientas que se acomoden a tus gustos para que hagas lo que quieras con ellas, pero tal parece que no hiciste tal cosa. Eso me preocupó bastante, estaba comenzando a pensar que tendrías otras preferencias.
 
Ignorando la última parte—
 
Ella lo dice con tanta naturalidad como si no estuviera hablando de personas sino de objetos. Ese lado de ella es…
 
—¡No quiero eso, yo!
 
—Si piensas en tener una relación formal con esa niña y casarte, entonces eres muy estúpido. —Dice reemplazando su sonrisa en una expresión seria.
 
Ese cambio de atmosfera hizo temblar mi columna vertebral.
 
—Es imposible, sabes. Como dije, eres ingenio.
 
—D-Dime porque razón. —Dirigiendo mi mirada hacia la mujer en la pantalla gigante pregunté en un tono bajo.
 
—Parece que has olvidado algo, ¿Quién eres?
 
—Y-Yo
 
—Eres Neilans Ribers, ¿no has pensado en lo que pasaría si formalizas una relación con esa niña?
 
Esa pregunta me dejó congelado por un momento. De hecho, lo había pensado antes, pero dejé todas esas preocupaciones para el futuro.
 
—Agregando el hecho de que ella apareció de la nada. ¿No has pensado lo que pensaría esa gente? Aparece de la nada una prometida del heredero de una de las Casas más famosas del mundo. Estarían en la mira de muchas personas influyentes y dudo que puedas vivir una vida normal. No, tal vez podrías hacerlo, pero esa niña no lo hará.
 
—Eso es.
 
—Lo sabes ¿cierto? Es solo una persona normal, ya investigué un poco sobre ella y siendo sincera no es ni un poco digna de ti. Quizás fuiste hipnotizado por su apariencia y porque tuvieron relaciones sexuales.
 
—¡Eso no es! ¡Yo en realidad siento algo por ella!
 
—¿Al igual como hace unos años?
 
Tuve que tragarme las palabras que tenia al escucharla mencionar ese tema. Después de todo, esa mancha nunca podrá borrarse huh.
 
—Ya reflexioné sobre eso, en esta ocasión es distinto.
 
—Me pregunto, pienso que solo es algo momentáneo. —Ella suspiró como si estuviera cansada.
 
—De alguna forma, me alegro que no hayas desarrollado una conducta arrogante incluso teniendo todo lo que tienes, pero eso lo compensa tu inmadurez. Fuiste desde la niñez muy mimado y ese fue mi error.
 
Desvía su mirada de mi y muestra una expresión de arrepentimiento, si dices eso—
 
—No me importa, aunque solo sea algo momentáneo como dices madre, de igual forma haré lo mejor que pueda para poder estar con ella incluso sin tu permiso.
 
—Todavía no lo entiendes, hay mucha gente codiciosa en este mundo. Tu terquedad y egoísmo solo hará que la pongas en peligro—
 
—Si es así, entonces la protegeré. —Dije mirándola fijamente sin apartar los ojos. Ya hice mi resolución, así que tendrás que aceptarla.
 
Ella por un momento me mira sin expresión para después mostrar una sonrisa burlona.
 
—Eso lo dices tú, no sabes si esa niña puede estar engañándote y queriendo todos tus bienes materiales.
 
—Eso lo dices tu madre, no sabes si estas equivocada. —Devolví sus propias palabras en su contra provocándola.
 
Fufu, esa provocación no hará que cambie de opinión. Pero me gusta cuando pones esa cara enojada, te ves tan varonil, me hace pensar cada vez mas que tienes un gran parecido a tu padre ¡Ah!
 
Como si recordara algo, ella se tocó su labio inferior con el dedo mientras me miraba con desdén.
 
¿Quién hace unos momentos me dijo inmaduro?
 
—Hablando de él, también está informado de tu situación así que en unos días te dará su respuesta.
 
Incluso mi padre… Bueno, si es él tal vez lo entienda, creo.
 
—En fin, hasta que no recibas una confirmación de tu padre, tienes prohibido formalizar tu relación con esa niña. Quiero evitar problemas después de todo, y también creo que piensas lo mismo.
 
Eso no lo puedo negar, aunque me gustaría hacer nuestra relación formal y que se reconozca por todos, seria un problema que ocurran acontecimientos desafortunados en los que Lesly salga lastimada. Quiero evitar eso por todos los medios.
 
—Eso seria todo lo que tenia que decir, estoy ocupada haciendo diversos negocios y tu padre no se ha presentado desde hace un mes así que puede que no te llame en este periodo de tiempo.
 
—De acuerdo.
 
—Que forma tan fría de tratar a tu madre fufu. Al menos despídete adecuadamente.
 
Y vuelve a su personalidad de buena madre. Tan desagradable.
 
—Estaré esperando tu llamada, madre.
 
—Ara, eso suena mejor. —Ella deja escapar una pequeña risa con su mano cubriendo su boca.
 
—Elena, gracias por tu arduo trabajo.
 
—No hay necesidad de agradecimientos dama, solo hice mi trabajo.
 
Fuh, aunque te dije que dejaras de ser tan formal conmigo huh. Bueno, sigue así.
 
—Ciertamente.
 
Su conversación terminó cuando madre volteó a verme por ultima vez y después la pantalla gigante se oscureció.
 
Y así, mi madre, Dama de la Casa Ribers, Diana Ribers desapareció de esta sala.
 
La sensación de alivio recorrió por todo mi cuerpo y la presión que me abrumaba fue desapareciendo poco a poco.
 
—Joven maestro— Elena se acerca lentamente hasta llegar hacia mí quien respira con dificultad.
 
Después ella inclina su cabeza y
 
—¡Perdóneme joven maestro!
 
Ella se arrodilla frente a mí y me dice con una lamentable voz.
 
¡Sus pechos fueron agitados violentamente! ¡Desearía retroceder el tiempo y ver ese maravilloso movimiento en cámara lenta!
 
Dejando los pechos de un lado…
 
—¡Aunque prometí no engañar al joven maestro, yo!
 
Puedo ver pequeñas gotas de agua que caen al piso donde Elena está inclinada en una posición de rodillas. Parece que está muy arrepentida de haberme engañado y no hacer nada al respecto en la conversación anterior.
 
Bueno, hizo algo imperdonable, quiero decir, todo este tiempo estaba expuesto así que siento que mi dignidad como hombre disminuyó drásticamente. Pero, en fin, no puedo culparla por esos hechos.
 
—No te preocupes Elena, si eran órdenes de madre, entonces no se puede evitar. —Suspiré mientras le daba palmaditas en la cabeza a Elena que seguía en su posición de súplica.
 
Es una escena muy extraña donde un chico de 18 años consuela a una milf con muchos atributos.
 
Lo único que puedo pensar es en que hacer desde ahora.